El relato/alegato número 21 de esta sexta edición de Cuéntame el Autismo es “¡Un grupo de personas desatan la locura!” y nos lo envía María Redondo, desde Roquetas de Mar (Almería)

Existe desde hace muchos años un grupo de mujeres y hombres que muchos miran como si estuviesen locos…y un poco sí que lo están.
Son madres, padres, abuelos, hermanos, amigos, profesores, terapeutas, monitores, logopedas, etc.. que desde que amanece hasta que pueden recostarse a dormir, luchan por incluir en la sociedad a personas que muchas veces no te miran a los ojos, ni te demuestran el cariño o no te saludan como los demás. Están locos y locas, porque pretenden que dejes de ver a sus seres queridos y con autismo con cara extraña. Cuando por ejemplo les hablas y no te miran, no te contestan, o sí…quizá te agarren fuerte y te den un abrazo muy grande, de esos que te llegan tan adentro que a veces hacen daño de tanta inocencia y amor.
Están locos, porque pretenden que no les miremos raro si no se logran comunicar como tú y se frustran, se tiran por el suelo a dar patadas, o gritan, se vayan corriendo, cojan las cosas sin pedir permiso, se escondan, hagan movimientos, estereotipas o gestos repetitivos porque se pongan nerviosos o lo hagan para sentirse mejor y regularse.

Las personas con autismo no están enfermas, sólo es una condición humana, un trastorno en el desarrollo. Y estos locos nunca se rinden, pretenden que sus hijos aprendan a desenvolverse en un mundo que ellos perciben lleno de ruidos, desorden, aglomeraciones, palabras que van demasiado rápido, carteles, luces, tráfico, gritos, energías positivas, energías negativas, palabras complicadas, frases demasiado largas, miradas a los ojos que pueden molestarles, acciones sin sentido, acciones con profundo sentido, texturas desagradables, poca naturaleza en la ciudad, pocos silencios para observar todo con atención…..y millones de aspectos a los que tú te amoldas y a los que ellos pelean cada día por seleccionar, para comportarse sin ser la nota discordante de la canción.

Sí, decididamente toda esta gente son locos maravillosos que sólo quieren que conozcas a sus hijos, sus nietos, sus hermanos, sus amigos, sus alumnos…. como realmente son.

Ellos no están en su mundo, caminan más lento, pero por el mismo mundo que tú. Algunas personas creen que caminan más rápido que la sociedad, porque saben decírte “te amo” sin palabras, son capaces de dar las gracias sin mirarte, un “me gustas” sin saludarte, un “me alegro que estes cerca” sin sonreír, no conocen la malicia, saben leer el corazón… Para ellos es más importante ser felices observando y sintiendo un sólo objeto o un solo instante o momento, que mil que sean innecesarios o vacíos de sentido.

Estos locos son como Don Quijote, luchando cada día contra molinos que jamás dejan de girar y girar, pero que saben que lo único imposible es aquello que no se intenta. Nos piden comprensión, respeto, cariño y que no te alejes, que preguntes si no sabes, que por dentro puedas canalizar tu mejor energía cuando estes cerca, porque la mayoría de las veces lo
perciben mejor que las palabras o los gestos. La comunicación no verbal del corazón, ese sentido que ellos tienen y nosotros lo hemos perdido. Quizá por eso cometemos el error de pensar que están en otro mundo, porque quizá en su forma de ver el mundo hay más o diferente amor. Hay otros olores, sentimientos, colores, formas y energías que en el nuestro, que está más caótico y deshumanizado.

Por ello, estos locos y locas que puede parecerte que idealizan el autismo, no lo hacen. Es todo lo contrario. Simplemente no quieren que sepas el profundo dolor que sienten en su interior por no saber si esta sociedad cuidará de ellos cuando no estén. Si la sociedad estará a la altura de comprender algún día lo iguales y lo diferentes que todos podemos ser. Respetar las limitaciones y las virtudes de cada persona.
Otra de nuestras locuras es pedir la inclusión para que nuestros hijos vayan a un aula con compañeros de su edad y no estén siempre apartados en las aulas específicas, en actividades específicas, en comedores separados, en columpios o parques que no están adaptados a ellos, en campamentos de verano donde no pueden ir por no haber monitores para ellos, en ferias donde hay demasiado ruido y caos, en tiendas donde al lado de Panaderia no hay un pictograma (dibujo de pan), en tiendas donde al lado de zapateria no hay un pictograma (dibujo de un zapato), etc..

Pedir la inclusión de nuestros hijos en la vida diaria de la sociedad, no es deciros que esto sea lo mejor para nuestros hijos, ellos aprenden a veces muy rápido, a veces muy despacio, a veces lo intentas toda la vida y no lo verás…es porque vuestros hijos, los llamados “normales”, algún día serán el policia, el panadero, el político, el Presidente o Presidenta del Gobierno, el camarero, el actor, el cantante, el conductor del bus, el vecino, el electricista, el futbolista, el médico, el limpiador, el profesor….y si no crecen con niños llamados “especiales” no sabrán nunca comprenderles, tenerles cerca en su día a día, conocerles, entenderles ni enriquecerse de todos los sentimientos y principios que cualquier persona buena debe tener. Me gustaría que vuestros hijos sean adultos con la suficiente empatía aprendida desde pequeños, para ayudar a mi hijo si algún día yo no estoy y él lo necesita. Puede que la inclusión de mi hijo sea para el tuyo la mejor asignatura de empatía, respeto y valores que ningún profesor pueda enseñarle nunca. Si te dejas conocer por personas con autismo, no lo dudes, ellos te darán amor de aquí a la Luna y volver.

Sí, estamos locos. Locos por NO dar pena. Locos porque practiqueis la super paciencia. Locas y locos porque nos quieras tal y como somos. Que comprendais que a nuestros hijos les cuesta aprender a caminar y un día debemos soltarles en un mundo que corre. Que en estas personas hay mucho MÁS que menos. Que todos podemos llegar a ser especiales si convivimos de verdad unidos. Y que el único discapacitado o autista es aquel que no tiene en su interior la capacidad de saber vivir en la diversidad.

María Redondo

BOTON MÁS NOTICIAS

Te puede interesar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This