Segundo curso de la Escuela TEA Online: El Ocio en las personas con autismo

Segundo curso de la Escuela TEA Online: El Ocio en las personas con autismo

Esta formación comienza el próximo 15 de enero. MATRICULA ABIERTA.

Este curso pretende reflexionar sobre las singularidades de las personas con autismo en su relación con los espacios y actividades de ocio, desde un punto de vista práctico, ilustrando con experiencias reales los contenidos teóricos en los que se podrán analizar ejemplos de diseño de actividades inclusivas, materiales de apoyo y desarrollo de las mismas promoviendo la autonomía de los individuos sin renunciar al disfrute y a la experiencia personal satisfactoria.

Carmen Molina será la tutora de este curso, 100% online. Carmen Molina es Gestora Cultural, Master en Patrimonio Histórico, Industrias culturales y Turismo Cultural, Grado en artes aplicadas con la especialidad de Diseño de Interiores. Gestora y Auditora de Calidad con especialidad en diseño y gestión por procesos.

En la actualidad, Carmen Molina, compagina su actividad laboral con la presidencia de la Asociación Sinteno para el Ocio y la Inclusión Social desde donde promueve actividades de ocio en museos para personas con trastornos del espectro del autismo.

Más información y matriculahttp://autismomadrid.infosal.es/courses/el-ocio-en-el-autismo-apoyo-a-las-terapias-conductuales-y-de-autonomia-personal/

¿Discapacidad o Exclusión Social?

¿Discapacidad o Exclusión Social?

Con este artículo abrimos una nueva ventana a colaboraciones externas en el área de Comunicación de nuestra entidad, con el fin de dar voz a las personas con TEA y sensibilizar sobre el Autismo.

Fuente/Autoría: Ignacio Pantoja García – colaborador Federación Autismo Madrid

La Unión Europea, en el informe conjunto sobre la inclusión social de 2003, definió exclusión social como “un proceso que relega a algunas personas al margen de la sociedad y les impide participar plenamente debido a su pobreza, a la falta de competencias básicas y oportunidades de aprendizaje permanente, o por motivos de discriminación. Esto las aleja de las oportunidades de empleo, percepción de ingresos y educación, así como de las redes y actividades de las comunidades. Tienen poco acceso a los organismos de poder y decisión y, por ello, se sienten indefensos e incapaces de asumir el control de las decisiones que les afectan en su vida cotidiana.”

En calidad de persona con TEA tengo reconocida administrativamente una discapacidad. Muchas personas con Autismo son reconocidas así por la Administración, mientras que otros no lo son. A veces los criterios de las administraciones públicas producen esas situaciones.

Este reconocimiento de la discapacidad, que puede ser en diversos grados según el nivel de dificultad de integración social que se aprecie, se realiza para poder tener un apoyo social en el caso de personas TEA, para vivir en un mundo de neurotípicos, que la mayoría de las veces no son conscientes de nuestras peculiaridades.

Pero no basta una declaración administrativa, pese a lo que puede suponer de apoyo social, legítimo y debido. La defensa por mantener la propia integridad y conseguir, entre otras importantes cosas, acceso a un puesto un trabajo, vivienda y una cierta autorrealización de ocio, facilitando que éste no solo se realice en un marco centrado siempre, por diversos motivos, con otras personas con TEA, sino también neurotípicas, no debe ser vetado el hecho de poder relacionarnos con otras personas de otro sexo, raza, nacionalidad, orientación sexual ni condición neurológica distinta.

Al menos, así se debe defender y debe ser objeto de una posición comprometida, primero por las personas con TEA en la medida de sus posibilidades, y también por la parte de la sociedad que solidariamente se lo proponga.

Lo contrario sería exclusión.

Esto nos hace plantearnos muchas veces, qué es lo que impide poder llevar una vida como la de los demás, si en apariencia somos como todos, pues solemos ser personas sanas en lo físico, pese a las secuelas que en algunos casos dejan la medicación que se nos prescribe (sobre esto cabría una nueva reflexión) en ocasiones, hasta con un nivel de inteligencia superior a la media, con carreras, máster, etc.

Porque somos sujetos de exclusión.

Pensándolo con tranquilidad y lógica, es evidente que no deberíamos tener otros problemas a la hora de convivir, que los que ya conocemos y sobre los que trabajamos para superar en la medida de lo posible. Respecto a esto, la sociedad debe comprender al igual que comprende las dificultades de una persona con discapacidad visual o de cualquier otra persona con diversidad funcional sensorial o física, pero siempre que lo sometemos a reflexión comprobamos la discriminación de la que somos objeto por incomprensión, y que nos acerca a la exclusión, con las terribles consecuencias que comporta, de modo que la dificultad evidente para ser aceptados con nuestra propia diversidad dificulta la aceptación en el grupo social, ya sea de ocio o de trabajo.

Esta dificultad suele ser consustancial a todas las personas con TEA y hace que nuestro problema pueda identificarse con la definición antes aludida de exclusión social.

Efectivamente nos sentimos relegados por algunas personas neurotípicas, que nos marginan de sus círculos de amistad impidiéndonos participar debido a nuestro distinto modo de pensar, encajar las adversidades de la vida o comprender las claves en que se desarrollan las relaciones sociales. Y esto genera una baja autoestima que puede conllevar trastornos concomitantes como ansiedad, depresión, trastorno obsesivo-compulsivo o una manera triste y melancólica de ver la vida.

Esta exclusión se debe efectivamente a la falta de competencias sociales que conlleva el TEA, que es invisible, porque somos un colectivo que a los ojos de nuestros conciudadanos, aparecemos como gente sin problema, con la que, simplemente no empatizan y por tanto no tienen interés en integrar en su grupo, hacer con nosotros planes de ocio o compartir un café; nos excluyen porque les parecemos “raros” y esto les genera inquietud, malestar e incluso miedo por ser diferentes.

Esa falta de empatía con nuestra realidad, nuestra forma de ser y de comprender, supone claramente una exclusión social que nos veta la participación plena en nuestro círculo más cercano, primero en el colegio, luego en el instituto, en la universidad y en el trabajo.

También nos reduce, en gran medida, las oportunidades de empleo y con ello la percepción de ingresos, cosa que es contraria a los valores de la Constitución Española y a la Carta de los Derechos Humanos de la ONU, donde no deberíamos cobrar menos por ser TEA, cosa que también pasa al colectivo femenino.

Nuestro colectivo, como decía, es invisible, no tenemos rasgos especiales como las personas con síndrome de Down, nuestra inteligencia es normal o superior a la media, y no planteamos problemas patentes a la sociedad como otros colectivos en riesgo de exclusión, como las personas sin hogar, mujeres maltratadas, inmigrantes, etc., cuyos problemas son tangibles, concretos y para los cuales existen programas institucionales de inserción, que los convierten en temporales, en muchos casos.

En mi opinión, nuestra sociedad cada día es más egoísta e individualista, cada vez se trata más de permanecer al margen de aquello que disgusta o molesta, se puede ser solidario aportando una cuota a una ONG que se ocupe de alguno de los colectivos en riesgo de exclusión, pero no se mira alrededor para ser conscientes de que hay personas que están al lado y pueden necesitarnos, personas a las que mirar a los ojos y dar una oportunidad.

Muchas veces nos han llamado “enfermo” despectivamente y ofensivamente, y muchas personas consideran que el autismo es una enfermedad, aunque se trata de un síndrome, pero habrá que preguntarse: ¿somos considerados enfermos por autistas, o nos tratan de enfermos porque personas llamadas “normales” desconocen lo que nos sucede o sentimos y temen que pueda dañar su integridad física y psicológica y por ello somos objeto de exclusión?

La exclusión social lleva a la tristeza, a la depresión y a la desesperación, que se ve paliada en los primeros años de la vida por el entorno familiar, pero cuando la vida adulta va avanzando las posibilidades de exclusión de nuestro colectivo son mayores.

Por eso es necesario que las personas con TEA seamos visibles, que las instituciones sean conscientes de nuestras necesidades y que se divulgue que somos un colectivo que tenemos mucho que dar a la sociedad, que no somos enfermos mentales, sino personas inteligentes con valores muy relevantes, como nuestra sinceridad, nuestra capacidad de trabajo, nuestras ganas de aportar, nuestro esfuerzo, cada uno en el ámbito de la profesión para la que se ha formado y que tenemos una gran disposición para la amistad, el afecto y la solidaridad; por ello es necesario más actos, más charlas, dar más visibilidad y también (como hago yo) escribir artículos, que se publiquen y que se lean, incluso por gente que no tenga contacto con el colectivo.

El rechazo por parte de los círculos en los que nos movemos, sin hacer un mínimo esfuerzo por conocernos e incluirnos, hemos de combatirlo haciéndonos visible y mostrando a la sociedad nuestros valores.

Lo peor de ser TEA es tener una diversidad invisible que los demás disfrazan de discapacidad. Pues contra lo que más tenemos que trabajar hasta que sea aceptado no es contra nuestra neurodiversidad sino contra las personas que nos excluyen, no nos aceptan en un trabajo o nos obligan a hacer más esfuerzos para alcanzar o conseguir lo que otras personas consiguen con normalidad.

No es cuestión solo de las propias personas con TEA, sino de sus familias, padres y hermanos que sufren con ellos y necesitan ayuda de las instituciones públicas como el Estado, las Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos, por ejemplo, alcanzando logros administrativos, que serían, sin discriminación para todos, el que un solo hijo con una discapacidad administrativa del 65% ya sirva para ser familia numerosa, ya que si un hijo con el 33% vale por dos, uno con el 65% o más debería de valer por tres, ya que ocasiona muchísimos más gastos y problemas.

Por todo ello, creo que hay que ser TEActivista, y personalmente me lo propongo, más por los demás que por mí, porque quiero que las personas con TEA del futuro tengan una vida sin bullying en su infancia y adolescencia, con trabajo, con independencia, con el mismo salario que los neurotípicos y con capacidad de hacer amigos de todo tipo, pues no es mejor ni peor un amigo TEA que un amigo neurotípico y esto la gente lo tiene que saber, dando voz e imagen a nuestro colectivo.

Es una de mis misiones en la vida y por ello altruistamente, mientras llevo a cabo mis estudios dedico tiempo y energía a luchar por los TEA y sus familias.

Asociación Argadini organiza EncontrArte, talleres emocionales y creativos para familias

Asociación Argadini organiza EncontrArte, talleres emocionales y creativos para familias

Una actividad dirigida a familiares de personas con necesidades de apoyo y que se celebrará entre enero y marzo de 2018.

La Asociación Argadini promueve ‘EncontrArte’, una mirada a través de la estética, una actividad enfocada a familiares de personas con necesidades de apoyo. Se trata de un proyecto que une el arte, la palabra, el pensamiento, la creatividad y las emociones.

FECHAS:

Durante 4 sábados de 10:00 a 12:00 horas.

  • Taller 1: Sábados 13, 20 y 27 de enero y 3 de febrero
  • Taller 2: Sábados 24 de febrero y 3, 10 y 17 de marzo

El coste de esta actividad es de 200 euros por participante y se desarrollará en la sede de la Asociación Argadini (Paseo de la Castellana, 255).

Más información e inscripciones: rebecabarron@asociacionargadini.org

Entender los Trastornos del Espectro del Autismo: una necesidad en la familia, la escuela y la sociedad

Entender los Trastornos del Espectro del Autismo: una necesidad en la familia, la escuela y la sociedad

La Escuela TEA Online de la Federación Autismo Madrid ofrece el Curso ‘Un acercamiento a los Trastornos del Espectro del Autismo’ el próximo 8 de enero. INSCRIPCIONES ABIERTAS

Los trastornos del espectro del autismo (TEA) están lejos de considerarse una alteración rara del desarrollo. Hay estudios que encuentran una prevalencia de los TEA de hasta 2,64% de la población general (Kim, 2010). Hasta dos tercios de esta población podría estar sin diagnosticar y, por tanto, sin recibir una atención específica. Esto es especialmente grave teniendo en cuenta que hoy existe la certeza acerca de que la intervención temprana mejora significativamente el pronóstico de las personas con TEA.

Muchas son las personas que pueden estar directamente implicadas en la detección del trastorno: profesionales de atención temprana, profesionales de la salud, maestros y profesores de todas las etapas educativas… y, por supuesto, las familias. Es por tanto esencial extender el conocimiento acerca de las señales de alarma y las herramientas de detección precoz.

Acércate y conoce los cursos online que ofrecemos en nuestra Escuela TEA Online. Formación de calidad, con excelentes profesionales expertos en autismo y con la comodidad de realizar el curso desde donde quieras. Los cursos tienen un coste de 100 euros.

Con el curso ‘Un acercamiento a los Trastornos del Espectro del Autismo’ queremos contribuir a mejorar la base general de conocimiento acerca de los TEA y abordar ciertas dudas frecuentes y mitos acerca de esta alteración del desarrollo: ¿Tiene cura el autismo?, ¿sienten las personas con autismo emociones?, ¿son agresivas?, ¿está el autismo relacionado con las pautas de crianza en el hogar?, ¿lleva el autismo asociadas otras enfermedades y alteraciones?, ¿son las vacunas las causantes del autismo?

Asimismo, queremos hacer una introducción a las teorías explicativas más importantes que intentan dar cuenta del funcionamiento psicológico de las personas con TEA.

Las personas con autismo pueden resultar en muchas ocasiones desconcertantes o impredecibles. Sin embargo, cuando entendemos que perciben el mundo de una manera diferente, es mucho más fácil y más satisfactorio relacionarnos con ellos.

Finalmente, abordaremos los principios de intervención que han demostrado ajustarse mejor al perfil de procesamiento de las personas con TEA para maximizar sus opciones de aprendizaje. Las personas con autismo tienen debilidades pero también fortalezas. Si somos capaces de comprenderlas y ajustarnos a ellas estaremos en disposición de contribuir a su desarrollo integral como personas y a su adaptación a todo tipo de contextos.

Las personas con autismo hacen innumerables esfuerzos diariamente para afrontar las demandas que la sociedad les plantea. Merecen nuestro interés y nuestros intentos activos por incluirles en una sociedad de la que son ciudadanos de pleno derecho.

**Este Curso, que comenzará el próximo día 8 de enero, será impartido por Marta Casanovas Mendoza y Julia Robles, ambas expertas en autismo. La formación ofrece un mes de acceso al campus (30 horas de formación), así como tutoría personalizada de las docentes y acompañamiento en el campus durante todo el proceso de aprendizaje. Al finalizar, si se supera la evaluación, el alumno recibirá una Certificación Acreditativa de la Federación Autismo Madrid.

Federación Autismo Madrid, 20 años trabajando por una causa común: El Autismo

Federación Autismo Madrid, 20 años trabajando por una causa común: El Autismo

Ayer la Federación celebró el evento de puertas abiertas ‘Nuestra Estrella es Azul’, como colofón a un intenso año de trabajo y éxitos.

A las puertas de la Navidad y con motivo del fin de año, la Federación Autismo Madrid, sus 14 entidades federadas, junto con el director general de Atención a Personas con Discapacidad de la Consejería de Políticas Sociales y Familia de la Comunidad de Madrid, Jorge Jiménez de Cisneros, CERMI Madrid, Confederación Autismo España, y un grueso de entidades y personas amigas de la Federación, se reunieron ayer en un entrañable acto de puertas abiertas – ‘Nuestra Estrella es Azul’.

El evento, comenzó con el discurso de Navidad del presidente de Autismo Madrid, Manuel Nevado. En él se destacó el trabajo realizado por parte de la entidad  en el desarrollo de las actividades programadas durante el 2017. Asimismo, insistió en la importancia de que las administraciones públicas y privadas apoyen la causa del autismo, destacando la necesaria apuesta futura por la Responsabilidad Social.

Un audiovisual que resumía el recorrido histórico de la Federación, el proceso de adhesión de las entidades federadas y el trabajo realizado a lo largo del año, daba paso a la entrega de placas de adhesión a Autismo Madrid a cada una de las 14 entidades.

Fuente: imagenenaccion.org – Angel Moreno

A continuación, se entregaron los premios del V Concurso de Felicitaciones ‘Nuestra Estrella es Azul’, en el que han participado centros educativos y particulares. Desde el lanzamiento del certamen el pasado 27 de noviembre y hasta el 12 de diciembre, se han recibido un total de 35 Christmas. La felicitación ganadora en categoría de particulares fue la de Elena Martínez Simón, con un Christmas que representaba un árbol de Navidad y una mano azul simulando la estrella.

 

 

 

En categoría de centros educativos, el CEIP Amadeo Vives fue el vencedor.

 

Uno de los momentos estelares y más emotivos fue la actuación musical de Guillermo Núñez Fanlo, un joven usuario de la entidad Nuevo Horizonte y con Asperger, y todo un maestro a los teclados de su piano. Interpretó varias canciones navideñas lo que provocó los vítores y aplausos de los asistentes.

Distintivo TEAMadrid

La segunda parte del evento consistió en repasar las principales actividades llevadas a cabo por la Federación Autismo Madrid en este año, de la mano de algunos representantes del equipo técnico de la entidad.

Por último y como cierre del acto, se presentó en primicia el distintivo TEAMadrid: un reconocimiento público a todas aquellas entidades, públicas o privadas, que a través de una colaboración con la Federación Autismo Madrid fomenten la mejora de la calidad de vida de las personas con TEA y sus familias.

Mediante el distintivo TEAMadrid también se reconocen acciones de responsabilidad social que fomenten la difusión y sensibilización de la información sobre el colectivo del autismo y permitan el desarrollo laboral y social a lo largo de las distintas fases de la vida.

El primer distintivo TEAMadrid se entregó al Ayuntamiento de Boadilla del Monte (ciudad amiga del autismo) por la colaboración llevada a cabo con la Federación sobre la formación para profesionales municipales.

Fuente: imagenenaccion.org –  Angel Moreno

La 1ª teniente de alcalde, y concejal de Asuntos Sociales, del Consistorio de Boadilla del Monte, Susana Sánchez-Campos Guerrero recogió el distintivo, agradeciendo a la Federación este reconocimiento y destacando la necesidad de continuar en esta senda de colaboración y buenas prácticas en favor de las personas con TEA y sus familias.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies