Autismo Madrid se ha reunido con los responsables del Programa de Atención Temprana, dependiente del Instituto Madrileño del Menor y la Familia (IMMF), tras recibir numerosas quejas y reclamaciones de familias de niños escolarizados en Centros Preferentes TGD a las que se les ha comunicado que causarán baja en las plazas públicas de Atención Temprana a partir del 1 de julio.

POSICIONAMIENTO DE LA FEDERACIÓN AUTISMO MADRID SOBRE LA ATENCIÓN TEMPRANA A NIÑOS CON TEA

En la Federación entendemos que los objetivos finales que se plantea la Atención Temprana son dos:

  1. Posibilitar el máximo desarrollo de la independencia y autonomía del niño en sus contextos naturales a partir de cada una de sus capacidades.
  2. Posibilitar el máximo desarrollo de la independencia y autonomía de la familia en el desempeño de su rol parental y en la toma de decisiones con respecto a su hijo.

En el transcurso de la Reunión, tratamos de argumentar el hecho de que los niños y niñas que estudian en Colegios preferentes reciben una serie de apoyos para poder adaptar el proceso educativo a las dificultades que ellos presentan, pero eso en ningún caso puede hacer suponer, a priori, que no son destinatarios de las acciones de la Atención Temprana.
Por ello, trasladamos los siguientes aspectos a los responsables del Programa:

 

  • La atención temprana supone una intervención de índole completamente distinta a la intervención educativa en el Centro Escolar. En el ámbito escolar, lo que se produce es una adaptación del proceso educativo de manera que el niño pueda alcanzar los objetivos educativos que conforman su currículo escolar. Sin embargo, el objeto de la Atención Temprana es superar la limitación del desarrollo del niño, y así contrarrestar las dificultades que supone esa limitación en la autonomía personal del niño. Ambas intervenciones se complementan, y la supresión indiscriminada de cualquiera de ambas impedirá que los niños con trastornos generalizados del desarrollo superen adecuadamente las barreras que de otra manera podrían minimizarse una vez detectado tempranamente el problema.
  • Otro argumento importante, a nuestro modo de ver, es que en la etapa de 0 a 6 años el niño se encuentra en la etapa de mayor desarrollo cognitivo, y por tanto nos encontramos en el momento de mayor necesidad de apoyo y estimulación, donde los apoyos deben ser lo más intensivos posibles, dentro y fuera del Aula. No olvidemos, además, que el diagnóstico de TEA suele darse a los dos años y medio, por lo cual estaríamos privando del sistema de atención temprana a unas familias que acaban de recibir la noticia del trastorno que sufren sus hijos y que evidentemente, se encuentran en el momento en que necesitan un mayor apoyo, orientación e intervención específica.
  • Las necesidades que presentan estos niños no se circunscriben únicamente al entorno escolar, ya que se manifiestan otras necesidades a nivel familiar, social o de personalidad que requieren un tratamiento desde otros puntos de vista. Es necesario desarrollar la línea de intervención dirigida a la orientación con las familias, asesoramiento de recursos y orientación sobre los aprendizajes que deben desarrollarse en el ámbito familiar.

Por tanto, trasladamos a los responsables del Programa de Atención Temprana que privar a estos niños de los servicios y apoyos de una Atención Temprana eficaz nos haría empeorar grandemente el pronóstico de estos niños. Precisamente ahora, cuando se está incidiendo desde todas las instancias a practicar un diagnóstico precoz que ayude a establecer una Atención Temprana adecuada, suena cuando menos paradójico y peligroso.

CONCLUSIONES

Tras la exposición de nuestra argumentación, por parte de los responsables de Atención Temprana se nos trasladó su preocupación por el conflicto que se había generado. En su opinión, posiblemente debido a que la comunicación hacia las familias no ha sido la más adecuada, ni la manera de trasladar los problemas que se están dando en el servicio debido al aumento de niños diagnosticados con TEA en los últimos años y la necesidad de atender a los nuevos usuarios del Programa.

Las consideraciones de los responsables de Atención Temprana van en la línea de no realizar ninguna excepción en el Programa a ningún colectivo por el mero hecho de serlo. De acuerdo con la postura de la Federación, son partidarios de que todos los casos que se atienden en Atención Temprana se estudien y valoren de una manera puramente técnica, individual y en igualdad de oportunidades, de acuerdo con las necesidades reales de cada usuario, y no bajo consideraciones de pertenencia a un grupo de población (en este caso, alumnado de los Centros de Educación Preferentes de TGD).

En base a estas premisas, se establecerán los mecanismos para tratar de garantizar que los usuarios del programa sean en todo momento aquellos niños y niñas que precisan de los recursos y apoyos que una buena Atención Temprana debe procurar.
El IMMF nos ha trasladado su disponibilidad para hablar con las familias que lo precisen, y la Federación Autismo Madrid se ofrece, como no puede ser de otra manera y como ha venido haciendo hasta ahora, a apoyar, mediar y representar a las personas con TEA y sus familias cuando así éstas lo estimen oportuno.

Te puede interesar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This