El verano, con días largos y buen tiempo, es estupendo para compartir actividades y juegos con los más pequeños. Hoy compartimos con vosotros algunas ideas y recomendaciones que hemos extraído del libro «Niños con Autismo. Experiencia y Experiencias» de los autores Josep M. Brun y Rafael Villanueva (Ed. Promolibro), sobre actividades que podemos realizar con niños con autismo en función de su edad.

Comenzamos con algunas recomendaciones para los más pequeños de 0-3 años:

· A partir de los 7-8 meses, los padres pueden jugar a levantar al bebé al aire , cogerlo,y volverlo a subir con pequeños saltos, que pronto el bebé anticipará con algergria.

· Los » lobitos y las palmitas»: son canciones actuadas con las manos. Son muy recomendables para niños con autismo porque la mayoría de ellos tienen las manos blandas y, en algunos casos, hay rechazo a utilizarlas. De esta manera les motivamos a que sean activos y no las escondan.

· Juegos de falda, ritmos, caballitos: Estos juegos establecen un marco de intimidad, de creatividad, de cercanía en el que la respuesta del niño promueve las acciones siguientes de la madre. Además ayuda a mejorar el lenguaje.

Para niños de más de tres años:

· Juego de pillar: este tipo de juego da mucha vitalidad y suele ser uno de los primeros que motivan al niño una vez que empieza a abrirse a las relaciones. Lo que se está dramatizando en este juego es que se puede escapar porque ya está ligado afec fectivamente y confía en los demás.

· El escondite: es muy bueno para niños con autismo porque lo que se está viendo o elaborando son las ansiedades de separación, de pérdida pero también, y sobretodo, la alegría del encuentro.

· Mirar y explicar cuentos: es una oportunidad de promover pensamiento y lenguaje mientras el niño va entrando poco a poco a prestar atención.

· Juego de pelota: jugar a pasarse la pelota con los manos no es fácil cuando los niños tienen problemas de relación y comunicación. Es importante realizar este juego ya que permite trabajar el intercambio de miradas, la atención en la bola, la coordinación óculo-manual, la destreza manual, etc.

· Montar en bicicleta: es una actividad que sirve de juego, se realiza con el espíritu de entretenerse o como ejercicio de habilidad. Es una buena experiencia ya que tienen que hacer fuerza para pedalear, mantener el equilibrio, estar atentos a los imprevistos, etc.

· Jugar con el ordenador o la videoconsola: aunque muchas veces son juegos individuales, y no recomendamos desde la Federación que se utilicen más de una hora al día, también es cierto que les permiten realizar gimnasia mental, les suponen un disfrute y a la vez les iguala con el resto de niños con los que pueden competir en igualdad de condiciones.

· Los juegos competitivos: a los niños con autismo les resulta difícil entender el significado de ganar y perder. Están más pendientes de lo sensorial y tienen dificultades con el significado y los valores. Por eso estos juegos son importantes porque sirven para lograr una apertura en la relación lúdica de los niños pequeños con alguna forma de Autismo.

Esperamos que estas ideas os resulten útiles. Y aquí os dejamos una presentación en power point con todas estas indicaciones, elaborado por Aurora Rodríguez.

¡A jugar!

Te puede interesar...
Share This