“LAS 20 BOYAS AMARILLAS”

       Autora:  Aurora Santana Dueso

 

 

Era un sábado del mes de verano, en Madrid salí del trabajo para ir a Castellón a recoger mi hijo que está ahí.

A las once de la noche llegamos a Comarruga (Tarragona) donde nos esperó toda la familia, compartimos la cena y la alegría. Al día siguiente, domingo, celebramos por el cumpleaños de mi hijo junto mi sobrino, explotaron todos los globos, soplaron las velitas y comimos la tarta, por la noche todo el mundo desapareció debido a sus distintos compromisos.

El lunes, aproveché para disfrutar exclusivamente con mi hijo durante una semana, empezamos a zambullirnos a la piscina y la tarde a la playa, ahí hay 20 boyas amarillas así los bañistas no pueden bañarse en la zona prohibida. Mi hijo nadando al lado de las boyas y ha llegado hasta la sexta boya, su objetivo es llegar a la final.

¡Cumplió!

El martes, volvimos de nuevo a la playa, mi hijo me pidió que me vaya ahí hasta la 20ª boya amarilla pero no pude debido a las condiciones meteorológicas.

El miércoles, seguimos la rutina y mi hijo nadando y buceando igual que un delfín, yo leyendo un libro con desgana, vi a un chico bastante alto y de pelo negro moviendo mucho los brazos; llevaba una camiseta de color amarillo y pone “Autismo. Aragón” quiero acercarle para saludar ya que mi hijo también lo es, al final prefiero que siga su desenvoltura muy felizmente sin interrumpir, vino mi hijo a pedirme en lengua de signos “amarillo” significa que vayamos hasta el final de la boya, tampoco llegamos ahí ya que era el momento de irnos al apartamento.

El jueves, llegamos a la playa con buen tiempo y bastante calor, mi chico, nada más llegar, ya se moja en el mar. Aquí los veraneantes son personas trabajadoras y humildes, nada es comparable a la gente de Marbella. Apareció de nuevo este chico que está moviendo los brazos, le estuve mirando todo el rato y me encantó, está con su padre, tiene buen aspecto y era bastante atractivo, vi que es un hombre optimista haciendo bromas con su chico. Me bañé con mi chico jugando y riendo, me pidió de nuevo “amarilla” y le hice caso hasta la 15ª, me giré para ver a mi hijo y estuvo feliz al verme al lado de la boya amarilla ¡Cumplí!

Viernes, por la tarde iba a comprar dos palas de playa, nos enterramos hasta el fondo, mi chico se lo metió y le llenó toda la arena hasta el cuello y fuimos jugando y nadando en el mar hasta la 17ª.

¡Cumplimos!

Sábado, vino mi familia, es agradable para todos. Nos fuimos todos a la playa, ya no estuvo ahí el chico de los brazos agitados, cuánto le eche de menos, en aquella tarde había bastante olas aunque con la bandera amarilla, mi hijo ama a las olas desde nació; no sé cómo le ocurre así. Quizás tiene la mente igual que un delfín por naturaleza, fuimos a nadar, cuesta llegar ahí pero llegamos y sujetamos la 20ª boya, vi la preciosa sonrisa de mi hijo y cumplí!!

Domingo, el fin de vacaciones y volvimos a casa. Esperamos volver otro verano a disfrutar nuevamente de esa maravillosa experiencia.

La historia de una madre sorda y su hijo, que es sordo-autista.

 

 

Te puede interesar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This