Fuente: Publico.es

Cada vez más niños reciben un diagnóstico de trastorno del espectro autista y el país está debatiendo cómo pagar los servicios extra que necesitan esos chicos y que costarían 3,2 millones de dólares por paciente.

«Las necesidades de los niños autistas alcanzan a una gran cantidad de servicios del sistema y muchos están cuestionando quién se hará cargo», dijo David Mandell, director asociado del Centro para la Investigación del Autismo del Hospital de Niños de Filadelfia. «Las madres dejan de trabajar para poder reunir todos esos servicios para sus hijos», agregó.

Tras considerar factores como la edad de los padres, la etnia, la educación y la salud, los padres de los niños autistas eran tan propensos a tener trabajo como los de los pequeños sanos. Lo mismo ocurrió con la cantidad de horas de trabajo y el ingreso masculino.

Pero entre las madres no sucedió de igual manera. A diferencia de las mamás de los niños sin discapacidades, las madres de los chicos autistas eran un 6 por ciento menos propensas a estar empleadas, trabajaban menos de siete horas por semana y ganaban menos de la mitad del ingreso anual de las otras mujeres.

El equipo no pudo asegurar que la brecha se deba a tener un hijo con autismo, pero Mandell dijo que el sistema actual hace que las familias tengan que llevar a sus hijos a distintos profesionales. «Si estos niños recibieran la atención adecuada, la carga no sería tan alta para la familia», agregó.

Guillermo Montes, investigador del Colegio St. John Fisher, en Rochester, Nueva York, opinó que el estudio demuestra que las familias con niños autistas toman decisiones económicas distintas al resto. «Al anteponer a sus hijos, esas decisiones reducen el ingreso familiar y lo vuelven más inestable», dijo Montes, que no participó del estudio.

«Las legislaturas estatales, los empleadores y el Gobierno federal deberían conversar con esas familias sobre cómo podrían ayudarlas mejor. Toda ayuda debería incluir la flexibilidad laboral y una amplia variedad de arreglos en el trabajo y la atención que son clave para poder lograr el equilibrio entre el trabajo y la familia que funciona para los niños autistas, sus hermanos y sus padres», agregó.

Te puede interesar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This