El caso de Rafael Ardavín, padre adoptivo de un niño con  síndrome de Asperger, se ha convertido en una esperanza para muchas Asociaciones que luchan a favor de los derechos de las personas con discapacidad y sus familias. Una juez  de lo Contencioso Administrativo de Alicante ha dictado sentencia a favor de Rafael, que había solicitado que su  hijo adoptivo no fuera trasladado del centro escolar al que acudía  por las repercusiones perjudiciales que tendría el cambio.

En concreto, la sentencia  obliga a la Consellería de Educación a dotar al centro, el Colegio San Fernando de Alicante,  de un maestro de  Pedagogía Terapéutica con el fin de hacer cumplir el derecho del alumno a la educación. Según recoge el texto judicial, se ha tenido en cuenta  el informe de la psicóloga que «desaconseja» el traslado a otro centro porque «le desestabilizaría y le supondría una importante regresión». Además, la juez argumenta que el CEIP Santo Domingo, al que Educación pretendía destinar al joven, «superaba la ratio de alumnos para el profesorado capacitado». Además el juez ha tenido en cuenta otros motivos como que el niño tiene su grupo de amigos en el centro, sus hermanas también acueden a él y además está cerca de su domicilio. Con esta resolución, el centro queda obligado a solicitar cada año los servicios de un Maestro en Educación Especial y la conselleria a destinárselo.

Una Sentencia pionera

Esta sentencia  marca un antes y un después e incluye dos novedades importantes.  Por un lado, da prioridad a determinadas situaciones personales del niño sobre las pautas habituales de la acción de la Administración. Y, por otro lado,  el niño  no fue obligado a cambiar de centro mientras se emitía el dictamen judicial. La magistrada estableció una medida cautelar con la que obligaba al centro donde estudia el niño a buscar un maestro de pedagogía terapeútica mientras se resolvía el proceso.

Por su parte, la Conselleria de Educación  anunció que, para el próximo curso, implantará, de manera experimental, nueve aulas -siete en centros de Primaria y dos en Secundaria- de Comunicación y Lenguaje (CyL) para alumnos con autismo. Las nuevas aulas CyL, que permitirán ampliar la atención en centros ordinarios a 70 alumnos, garantizarán también la continuidad de estas unidades que actualmente se encuentran funcionando en Infantil y  Primaria.  Las dos aulas de Secundaria se implantarán en los centros IES Orriols de Valencia y en el IES Bovalar de Castellón.

Actualmente la Conselleria  dispone de 35 aulas CyL en la Comunitat Valenciana – 2 en Alicante, 15 en Castellón y 18 en Valencia- que comenzaron a funcionar en 2004 y en las que actualmente se atiende a 265 alumnos.

 

 

Te puede interesar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This