La Comisión de mujer del CERMI Comunidad de Madrid defendió hoy en la Asamblea de Madrid, que es necesario tener en cuenta a las mujeres y niñas con discapacidad en los programas y políticas públicas sobre violencia.

LA REALIDAD DE LAS MUJERES CON DISCAPACIDAD

Las mujeres con discapacidad no sólo tienen que luchar contra las barreras y retos «tradicionales» que encuentran las mujeres en el hogar, en la comunidad y en el mundo del trabajo, sino que sufren las dificultades y obstáculos adicionales y la falta de oportunidades derivadas de su discapacidad.

Por eso desde el Comité se considera imprescindible que la Administración Pública fomente medidas de acción positiva para garantizar la participación de las mujeres con discapacidad en todos los ámbitos.

Las agendas públicas sobre discapacidad deben promover las políticas de igualdad, incorporar la perspectiva de género a sus planteamientos, reivindicaciones y propuestas, a fin de reflejar la realidad de la mujer con discapacidad. Se deben adoptar medidas para hacer que la Sociedad tome mayor conciencia de las niñas y mujeres con discapacidad, sus derechos, sus necesidades, sus posibilidades y su contribución.

EL EMPLEO

La tasa de inactividad de las mujeres con discapacidad es del 76%, por eso el CERMI propone dar más visibilidad a la valía de las mujeres y niñas con discapacidad y evitar tratar este aspecto como «un problema».  

Es obvio que ante una carencia de formación y cualificación, las mujeres con discapacidad tienen muchas menos posibilidades de formar parte del mercado de trabajo, optar a un empleo que les permita percibir ingresos y consecuentemente mejorar su situación social.

LA MATERNIDAD

En cuanto al derecho a la maternidad, mientras las mujeres en general tienen presión social para tener hijos, las mujeres con discapacidad son animadas a no tenerlos. Cuando una mujer con discapacidad decide quedarse embarazada, todo lo que se encuentra son caras de asombro, empezando por los profesionales sanitarios y continuando por las de su entorno, y lo habitual es que intenten quitarle la idea de la cabeza.

La discapacidad implica otra manera de hacer las cosas, pero son las mujeres con discapacidad quienes tienen la última palabra.

EJEMPLOS DE VIOLENCIA HACIA MUJERES Y NIÑAS CON DISCAPACIDAD

La esterilización forzosa y el aborto coercitivo han sido otros de los temas aludidos, puesto que siguen practicándose en el caso de las mujeres y niñas con discapacidad, sin contar con su consentimiento y ni siquiera hacerlas partícipes del propósito de la intervención quirúrgica, con el supuesto pretexto del bienestar de la persona con discapacidad.

Éstos son tan solo dos ejemplos de las violaciones más flagrantes de los derechos humanos sufridas por las mujeres con discapacidad, aunque no son, ni mucho menos, las únicas. De hecho, se ha constatado que la confluencia de factores como el género y la discapacidad convierte a las mujeres con discapacidad en una población con grave riesgo de sufrir algún tipo de maltrato.

 CERMI COMUNIDAD DE MADRID

El CERMI-Comunidad de Madrid es la plataforma de representación, defensa y acción de los ciudadanos madrileños con discapacidad. Representa a más de 450.000 personas con discapacidad.

 

Te puede interesar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This