El paso de ir al baño es siempre una tarea emocionante a la vez que complicada, y para todos los niños sirven las siguientes recomendaciones, con algún consejo especial para niños/as con TEA.

Fuente: Psicotrade y Etepea

El control de esfínteres puede aparecer mas tarde y durar mas tiempo en los niños con TEA. Esto se debe a que a menudo están muy apegados a sus rutinas y no les gusta el cambio.

  • Los niños con TEA tienen dificultades de aprendizaje que hacen más difícil que aprendan las habilidades que necesitan para ir al baño de manera independiente.
  • Algunos niños necesitan un baño muy limpio para estar cómodos con el uso del inodoro.
  • Los niños con autismo tienen problemas para comunicar sus necesidades. No se dan cuenta lo que otras personas pueden o no saber acerca de su estado de ánimo, por lo que pueden no decirle a un adulto que necesitan usar el baño.
  • Los niños con TEA tienen dificultades para generalizar las tareas que han aprendido de un lugar a otro. Un niño que sabe usar el baño en el hogar puede tener dificultades para usar el baño en otro lugar, o viceversa.
  •  Una dificultad añadida es que estos  niños con  tienen conciencia social pobre, puede que no entiendan que es absolutamente inadecuado hacer pis o caca en un lugar distinto al inodoro.
  • Algunos niños  desarrollan miedos o fobias a usar el inodoro. Es posible que se preocupen por salpicaduras de agua o puede que no se limpien por temor a hacer un desastre o ensuciarse. En casos extremos, si se niegan a usar un baño durante largos períodos, estos temores pueden llevar al niño a desarrollar estreñimiento y dolores de vientre.
  • Los baños públicos pueden tener ruidos fuertes o poco conocidos, huelen raro y la iluminación a menudo es demasiado brillante. Otras personas pueden estar muy cerca y el niño puede tener que hacer una fila para usar el baño. Los niños con autismo pueden encontrar usar un baño público  extremadamente incómodo y difícil, por cualquiera de estos factores.

Entre algunos de los pasos a seguir se recomienda visitar al pediatra para descartar cualquier problema médico que pudiera interponerse en el camino de ir al baño y asesorar si su hijo es probable que esté listo para comenzar.

Estrategias

1. Establecer una rutina

2. Descubrir las señales

3. La incitación (prompting)

4. Estímulo y recompensas

5. Ayudas visuales y soportes

6. Historias Sociales

Desde Etepea cuenta que «puede llevar un año, o incluso más, el que los niños con autismo consigan mantenerse secos y dos años o más el que se limpien por sí mismos. Esto va a depender del nivel de cada niño».

«No hay que perder de vista en que ellos tienen dificultades en comprender las normas sociales por lo que para ellos es exactamente lo mismo hacer en el water como en cualquier parte de la casa o incluso afuera. Pero es muy probable que los niños puedan adquirir las habilidades necesarias para ir al baño de forma independiente».

Aseguran también que, «por supuesto que este es un camino largo y que se necesita mucha paciencia, pero los resultados son certeros y muy gratificantes como todo lo que rodea sus aprendizajes».

Para más información: Psicotrade y Etepea

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This