Los niños con TEA suelen tener patrones extraños de sueño. A menudo, las propias  condiciones del trastorno contribuyen a los problemas del sueño y, en algunos casos, los niños y niñas  pueden mostrar una gama de comportamientos  problemáticos para sus padres.

Cuando los niños con autismo presentan problemas con el sueño debemos descartar que haya  causas médicas o ambientales que los estén provocando.  El sueño es una función vital y una vez mejoremos su  calidad  vamos a notar grandes mejoras en el comportamiento del niño o niña.

Trastornos del sueño en los niños con autismo

Suelen resistirse a ir a la cama o irse a dormir muy tarde, padecen imsonio,  tienen miedo porque no saben por qué está oscuro, se levantan de la cama continuamente poniendo como excusa  hambre o sed. Pueden sufrir de incontinencia y despertarse,   se despiertan muy temprano por la mañana o  pueden dormir durante el día.

También pueden mostrar sensibilidad a los cambios en la cantidad de luz , pudiendo resultarles difícil adaptarse al cambio de temporada verano/invierno. Algunos niños también pueden padecer insomnio asociado a la ansiedad o pensamientos obsesivos.

Teniendo en cuenta el amplio abanico de perfiles que nos podemos encontrar, queremos proporcionaros algunas estrategias que pueden resultar efectivas a la hora de lograr un patrón de sueño adecuado.

Estrategias

Es muy importante establecer una rutina positiva, en función de la edad del niño,  a la hora de ir a dormir. Podemos por ejemplo incluir el baño o la ducha, lavarse los dientes, una pequeña lectura, despedirse de sus objetos favoritos, higiene personal, no más de  4 ó 6 pasos. Y aún en los días que estén fuera del hogar familiar o lleguen más tarde de lo usual se debe implantar la rutina de igual forma.

Otra posibilidad es crear una historia social de ir y adaptarla a los problemas de sueño del niño.

En los casos de miedo a la oscuridad, podemos poner una luz de noche o dimmer para que la habitación cuente con una mínima iluminación. También debemos asegurarnos que el ambiente de la habitación sea lo más relajante y agradable posible para el niño. Debe eliminarse cualquier elemento que pueda servir de distracción como ordenador, juegos de mano y otros juguetes, televisores, etc.

Y si el caso es el contrario, que el niño se despierte muy temprano, podemos bajar las persianas completamente para bloquear la entrada de luz.

A la hora de controlar los trastornos del sueño también es de vital importancia controlar la dieta y realizar ejercicio. Es recomendable que los niños realicen ejercicio cada día y que su dieta sea lo más saludable posible: reducir la cantidad de azúcar, los colorante artificiales y la cafeína puede ser un buen primer paso.

En el caso de adolescentes con autismo, es muy importante mantener sus rutinas de sueño para que no se queden toda la noche despiertos y luego quieran dormir durante el día, dejando de lado sus actividades habituales.

Medicación

En algunos casos, y siempre bajo prescripción médica, puede ser recomendable la toma de algún medicamento.  La melatonina es una sustancia química natural, fabricada por el cuerpo, para ayudar a regular el sueño y, con frecuencia,  se prescribe para las personas con trastornos del sueño.Para obtener más información sobre  la melatonina  y otros medicamentos para los trastornos del sueño lo más recomendable es que consulte directamente con el pediatra o médico de la persona con autismo.

Te puede interesar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This