La alimentación interviene en nuestro bienestar físico, mental y social, por lo que, una alimentación saludable es vital para poder desempeñar las actividades diarias y obtener un buen rendimiento en ellas. Además, obtenemos un crecimiento óptimo y evitamos la aparición de enfermedades.

Pero los problemas de alimentación son frecuentes en personas con TEA. Aunque los hábitos alimenticios varían de una persona a otra, las dificultades en la alimentación pueden deberse a:

 

ALTERACIONES SENSORIALES

Muchas personas con TEA presentan hiper/hipo sensibilidad en uno o varios sentidos, lo que provoca rechazo de ciertos alimentos.

  • Nivel auditivo: alimentos como por ejemplo, pan tostado o frutos secos, producen ruidos durante la masticación. Ante ciertos ruidos intensos, agudos o continuos pueden aparecer sensaciones tanto agradables como desagradables  e, incluso, dolorosas.
  • Nivel visual: la aceptación o rechazo puede depender de la apariencia de un alimento por su forma o su color, siendo monocromático o variado, intenso o apagado, con manchas etc.
  • Nivel olfativo: el tipo de olor que desprenden sus alimentos, a veces casi imperceptibles, puede provocar agrado o desagrado.
  • Nivel táctil: la aceptación o rechazo puede producirse al tocar el alimento o al introducirlo en la boca pues hay alimentos que son granulados, ásperos, rugosos, o por el tamaño del bolo alimenticio… Además, en ocasiones la textura que recubre el alimento no se corresponde con su textura interna, la cual percibimos una vez masticado.
  • Nivel gustativo: pueden limitar y restringir sus alimentos a aquellos de un cierto tipo (dulce, salado, ácido o amargo) o por su intensidad o perdurabilidad en la boca.

 

RIGIDEZ CONDUCTUAL

La rigidez hacia los cambios o los intereses restringidos son características habituales en las personas con TEA. Esto puede interferir en la ingesta de alimentos al cambiar de plato, ya que en ocasiones tomamos un primero, segundo y postre, en otras ocasiones platos combinados o raciones para compartir. También interfiere en el tipo de comidas, ya sea por cambio de alimento (de primer plato verduras, de segundo carne y de postre flan) modificando la temperatura, el color, las texturas y la consistencia, o por la combinación de ellos, como por ejemplo en el cocido.  También pueden aparecer dificultades al cambiar los cubiertos o el tipo de recipiente. Por tanto, los comportamientos en el espectro del autismo que entran en esta categoría suelen presentar una dieta limitada.

 

CONDICIONAMIENTO CLÁSICO NEGATIVO

EL condicionamiento clásico es la relación que hacemos entre un estímulo (por ejemplo un alimento) y la respuesta que nos produce (de agrado o desagrado).Si una persona con TEA ha ingerido un alimento y éste le ha provocado nauseas o diarrea es muy probable que asocie ese mal estar al alimento y, por tanto, a partir de ese momento lo rechace.

 

ALTERACIONES GASTROINTESTINALES

Aunque existen ciertos medicamentos o antibióticos que ingeridos frecuentemente pueden causar alteraciones en la flora y una consecuente diarrea, en las últimas investigaciones no se ha confirmado que sea determinante. Los problemas gastrointestinales como el estreñimiento, se presentarían por el rechazo de ciertos grupos de alimentos como frutas y verduras, ricos en fibra.

 

ENFERMEDADES: INTOLERANCIAS O ALERGIAS

Las personas con TEA también pueden presentar intolerancias o alergias. La intolerancia alimentaria surge cuando tras haber ingerido un alimento, aparece un efecto adverso en el organismo como una mala digestión o una mala metabolización, y suele causar dolor estomacal, gases, reflujos, etc. Sin embargo, la alergia alimentaria se produce cuando tras la ingesta del alimento se produce una respuesta inmunitaria que afecta a la salud, causando erupciones, picazón, ronchas, etc.

 

Sara Linuesa Ureña. Psicóloga.

Técnica del Servicio de Información y Asesoramiento de Autismo Madrid . 

 

Para saber más:

  • Autism Speaks (2014). Estudio de las conductas alimentarias en el autismo. Guía para padres. ATN/AIR-P.
  • Molina, E. (2019). Guía para la participación de las personas con TEA. Claves para la intervención en alimentación. Autismo Córdoba.
  • Baratas, M., Hernando, N., Mata, M.J. y Villalba, L. (2013). Guía de intervención ante los trastornos de la alimentación en niños y niñas con trastorno del espectro del autismo (TEA). Federación Autismo Madrid.

 

 

Te puede interesar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This